No ha sido fácil digerir lo que el Ministerio nos ha trasladado esta mañana. Agradezco al secretario de Estado su claridad en las explicaciones, motivo por el que no he considerado pertinente hacer en su presencia ninguna declaración respecto a este nuevo fiasco para Gijón que pudiera entenderse como un ataque a su persona o a su equipo.
Ahora bien, lo ocurrido con el vial de Jove, un proyecto esencial para la ciudad, supone un agravio a Gijón sin precedentes y requiere de una respuesta rotunda a nivel político y social.
Lo que se ha comunicado esta mañana confirma que en el mes de mayo, al borde de unas elecciones, hubo quien antepuso los votos a la verdad. Es decir, aquel anuncio de la ministra Raquel Sánchez junto a dirigentes socialistas autonómicos y locales, y su influencia en el proceso electoral inmediatamente posterior fue, a todas luces, un fraude a la ciudadanía.

Este gobierno va a ir con los vecinos hasta donde haga falta para defender los intereses de Gijón. Eso incluye, para empezar, que tal y como quedó comprometido esta mañana, el Ayuntamiento visite el Ministerio cada 3 meses para ser informado al detalle de los avances en el nuevo proyecto. Además, también se ha acordado que el ahorro que supone el cambio de proyecto revierta directamente en otras infraestructuras que Gijón tiene proyectadas.
No volví a la política para repetir errores del pasado. Es decir, la confianza en el Ministerio se basará en resultados. Esta vez, Madrid va a cumplir con Gijón. No queda otra.