Tras tumbar el polémico proyecto de intercambiador de El Humedal y cerrar el acuerdo con el Puerto para la compra de los terrenos de Naval, la alcaldesa, Carmen Moriyón Entrialgo (Gijón, 1966), que se muestra satisfecha, hace balance de los primeros seis meses de gobierno y fija los retos para el nuevo año: Naval, un parque en el «solarón» y Tabacalera.

–El intercambiador ya es pasado.

–Estoy satisfecha. Ya en el último mes, desde la consejería de Infraestructuras, observé una sensibilidad real hacia lo que se estaba viendo en la calle, que era un rechazo vecinal y de los comerciantes. Se veía reflejado en el día a día a través de la prensa. El último comunicado, muy duro, fue del comité de empresa de Emtusa, donde avisaban que ese proyecto podía complicar algo que hoy funciona perfectamente. Es un punto neurálgico de la ciudad que podría haber colapsado y afectar a ese buen funcionamiento de las líneas de Emtusa que pasan por ahí.

–¿Qué le parecía a usted?

–Siempre me parecieron tendejones a lo largo de la plaza de El Humedal que, además, afectaban a edificios históricos como la Gota de Leche o la Casa Rosada. Es una zona extremadamente sensible. Pero había que materializar ese rechazo. En algunos momentos se cuestiona la utilidad de un partido como Foro Asturias, pero ahora se ha visto su utilidad a pesar de contar con un solo diputado en la Junta. La manera real de dejar atrás ese proyecto era que el Gobierno regional aceptase una enmienda al presupuesto donde se eliminaba la partida. Ahora ya no hay marcha atrás.

–Critica el PSOE que la decisión ha supuesto la pérdida de 2,5 millones de inversión en Gijón.

–No lo comparto. En su día fueron los fondos mineros y ahora son fondos europeos. Las subvenciones son para proyectos que realmente sean necesarios, no para inventar cosas y complicar la vida a los ciudadanos. ¿Dos millones y medio para una cosa que no es necesaria y que complica la vida a los gijoneses? Ese proyecto no nace de una necesidad de la ciudadanía que reivindique algo que funciona mal, nace unilateralmente desde el Principado. Rechazo ese planteamiento del PSOE de Gijón. Y Foro Asturias no tiene ningún problema, porque es un partido solidario, en que ese dinero ayude a mejorar la movilidad en otros concejos de Asturias, siempre y cuando se preservase la partida para el aparcamiento disuasorio diseñado en la avenida de Portugal. Decir que perdemos esa inversión es perverso, darle la vuelta de una manera torticera a la realidad.

«El Principado está siendo leal para trabajar por el parque del ‘solarón’ y Naval Gijón»

–¿Está satisfecha con los presupuestos del Principado para Gijón?

–Lo que le pido al Gobierno de Asturias, a través de su presidente, Adrián Barbón, es lo que siempre le ofrecí: colaboración y lealtad. Le he pedido trabajar juntos para avanzar en proyectos que no son de derechas, ni de izquierdas, ni del centro ni de nada, sino proyectos que son necesarios para el bien de Gijón. Y si lo son para el bien de Gijón lo son para el bien de Asturias. Son proyectos muy concretos que ya todos conocemos, porque lo hemos dicho por activa y por pasiva. Esos proyectos no se traducen en un monto económico ahora mismo, pero se traducen en algo que a veces es más importante y que para mí tiene más valor: que dos administraciones de distinto signo político trabajen juntas para avanzar. Por ejemplo, que podamos trabajar conjuntamente en el proyecto del «solarón» para presentar una propuesta conjunta al Estado o para desarrollar los terrenos de Naval Gijón. Estoy contenta porque, hasta ahora, del Gobierno del Principado, a través de sus consejerías, lo único que he recibido ha sido una forma de trabajar colaborativa y leal.

–¿Cómo avanza la compra de los terrenos del Puerto en Naval?

–Pretendo hacerlo en el menor tiempo posible. Gijón necesita rapidez, no tiene tiempo que perder. Estos proyectos hay que abordarlos con mucho rigor y en el menor tiempo posible. El Puerto ya se puso en contacto con el Ayuntamiento para estudiar la financiación de la manera más flexible posible y más cómoda para nosotros.

–Más difícil parece que será la compra de la parte de los terrenos que tiene Pymar.

–Todo sigue su curso. Lo primero fue trasladar oficialmente al presidente de Pymar el deseo de compra de esos terrenos por parte del Ayuntamiento. Y ahora estamos terminando una propuesta concreta y detallada para presentarles en enero. Todo va en orden. Entendí que debíamos avanzar primero con el 60% de los terrenos que pertenecen al Puerto, que nunca imaginé que iban a tener una respuesta tan positiva y tan facilitadora.

–¿Qué empresas están interesadas en los terrenos?

–Este proyecto tiene dos patas, la urbanística y la empresarial. Vamos de la mano de Gijón Impulsa, con el área de Ángela Pumariega, para liderar este operativo conjuntamente. Gijón ahora está llamando la atención, tanto en la zona Oeste como en la Este. Es decir, en el Parque Científico y Tecnológico, que es una zona de éxito asegurado para las empresas de base tecnológica, como en Naval Gijón. Se ha generado expectación, y el Ayuntamiento debe ser rápido en la toma de decisiones y en todas las cuestiones administrativas.

–Esta semana el presidente del PP de Gijón, Pablo González, cuestionaba que los usos de Naval Gijón estuviesen destinados a la economía azul.

–Me remito a lo que todos los grupos que formamos parte de la Corporación dijimos en campaña, que además celebramos un debate electoral en LA NUEVA ESPAÑA, y también expresamos ahí. En este caso, si en algo coincidíamos todos, es que queríamos un parque en el «solarón» y en regenerar los terrenos de El Natahoyo. Todo eso no casa con ninguna especulación urbanística. Es totalmente incompatible si queremos cumplir la palabra dada. Las declaraciones están ahí.

El PSOE de Gijón se está quedando fuera de juego con el ‘solarón’; bueno, en otros temas también

–También deslizaba el líder de los populares gijoneses sus dudas con el parque en el «solarón».

–Debemos dejar las cuestiones de los partidos. Todos pertenecemos a un partido, pero cuando adquirimos un compromiso de gobierno, que se basa, además, en unos compromisos electorales, la especulación y los cambios de rumbo no caben. Trabajo con un socio de gobierno y hay una colaboración real. Hay que quitar importancia a las faltas de coordinación. Todos trabajan con rigor y comparten los asuntos importantes con Alcaldía. Estoy muy contenta con su trabajo. Se hace en equipo y con lealtad. En los partidos caben las matizaciones que sean, pero yo me debo remitir a lo que dicen los concejales de gobierno.

entrevista-carmen-moriyon
Fotografía: Juan Plaza

–¿Cuál es el proyecto para el «solarón»?

–Con la mínima edificabilidad posible. Cuando dos partes se tienen que poner de acuerdo siempre hay que ceder en algo. Claro que querríamos un parque verde con cero edificios, pero bueno, podemos aceptar una mínima edificabilidad para llegar a acuerdos. ¿Cómo? Respetando esa línea residencial que ya existe en la calle Pintor Mariano Moré de manera que permita dejar ese corredor verde para que al final el resultado sea, como bien dijo el consejero de Infraestructuras, el segundo parque mayor de Gijón después de Los Pericones. Y cuando decimos un corredor verde, no es lo que pretende y en lo que sigue insistiendo el PSOE de Gijón, que pide zonas verdes salpicadas de edificios. Eso no es un parque. El PSOE de Gijón en este en este tema, bueno, y en otros más, se ha quedado fuera de juego totalmente. No sé por qué no escuchan a la ciudadanía. Sorprende que nos entienda la consejería de Infraestructuras y ellos no.

FORO Gijón presenta el Plan Solarón, una zona verde que «permita coser la ciudad desde el centro hasta La Calzada y se convierta en un balón de oxígeno para Gijón»

–¿Será que desde el Principado les pide enredar?

–Sinceramente, no lo creo. No puedo creer eso cuando desde la Consejería se están dando señales de trabajar con lealtad con la concejalía de Urbanismo para llegar a ese diseño de mínima edificabilidad. Y además que el consejero Alejandro Calvo fue muy sensible a la petición de derribar el puente de Carlos Marx, a quitar la playa de vías, a derribar los muros y a adecentar mínimamente la zona desde el «solarón» a la comisaría de la Policía Nacional. No puedo entender que haya esa sensibilidad en la consejería y desde el PSOE de Gijón se esté retorciendo y no escuchando a la voluntad mayoritaria de la ciudadanía.

–¿Qué altura y extensión tendrán esos edificios que irán en línea al Museo del Ferrocarril?

–En eso están trabajando, pero el proyecto no lo tenemos definido aún. El concejal se reunirá en breve con el consejero para rematar una propuesta en la que los dos estemos de acuerdo y así no andar en especulaciones.

–¿Confía en que avance el vial de Jove este nuevo año?

–Tengo el compromiso del presidente del Principado de que estará muy vigilante para que los plazos se cumplan y la obra no se demore. Si no trabajamos con una base de confianza mutua y lealtad no vamos avanzar. Y tenemos que avanzar. Yo opto por esta vía, por la del entendimiento y negociación con el Principado porque lo necesitamos. Confío plenamente y así se lo he dicho al presidente. De esta forma el éxito que tengamos será colectivo. De todos.

–¿Por qué ese entendimiento con el PSOE regional no es posible extrapolarlo a Gijón?

–Porque el PSOE de Gijón está en el no por el no. Si el PSOE de Gijón no es capaz todavía de canalizar ni de entender a la ciudadanía de Gijón en algo tan simple como que quiere un parque en la zona del «solarón». Yo quería, igual que Izquierda Unida y Podemos, que fuera solo un parte, pero no es posible y todos estamos dándole vueltas a ver cómo podemos casar eso, de qué manera es posible, con una edificabilidad mínima. Pero ellos son el no por el no. Hay más ejemplos. Ahora Gijón se libra del intercambiador, que era rechazado por todo el mundo, el Principado nos acepta esa enmienda y ellos de manera torticera le dan la vuelta y dicen que Gijón pierde una inversión. ¿Pero se necesitaba esa inversión? ¿Gijón necesitaba esos tendejones? La respuesta es no. Gijón lo que necesita es una estación intermodal a la mayor brevedad posible. ¿Entonces, por qué enredan de esa manera? Es imposible el entendimiento de esa manera.

–¿Hay más ejemplos?

–Desde el grupo socialista, y ahí está la hemeroteca de otros mandatos, siempre promulgaron la necesidad de comprar los terrenos de Naval Gijón, pero ahora se cuestiona. Ahora dicen, por boca de la concejala Marina Pineda, que tiene que ser todo gratis, pero eso es bloquear la operación, poque saben que la ley no lo permite, ni la de puertos del Estado ni la de Patrimonio. Que digan abiertamente que quieren bloquear a este gobierno local la operación de la regeneración de El Natahoyo. Que sean valientes y que digan que todo es porque no quieren que lo haga este gobierno, pero que no sigan mareando la perdiz.

Queremos hacer eventos en Tabacalera, como en los Premios Princesa, para que se disfrute de su grandiosidad

–¿Avanza la ampliación del Parque Científico?

–Vamos a poder empezar las obras en mitad de año. También aquí hay interés de empresas por las parcelas. Las inversiones y el crecimiento empresarial tienen unas claves que son del momento, y un gobierno debe actuar con diligencia, porque esas claves que hoy valen, mañana ya pasaron y no podemos permitírnoslo. Esto lo inició el gobierno anterior, y ahora me toca a mí. Ya le he enviado una carta al Rector de la Universidad para que iniciara el expediente. Estamos a la espera de una tasación por parte de un organismo competente.

–¿Cómo va la compra de la finca de la Isla para ampliar el Botánico?

–Lo mismo. La parcela de la Universidad, la del Botánico y lo de Naval es de máximo interés para Gijón y espero que la Corporación así lo entienda mayoritariamente. También se está avanzando en la compra de la Isla.

entrevista-carmen-moriyon-31-diciembre-lne
Fotografía: Juan Plaza

–Otro de los objetivos es utilizar los antiguos juzgados de Prendes Pando.

–Ya hemos tenido una reunión, junto con la concejalía de Ángeles Fernández-Ahúja, y la consejería de Melania Álvarez, de Asuntos Sociales, donde nos comprometimos a primeros de año a contextualizarlo todo. Hay una subvención de cuatro millones, pero hay unas necesidades que tiene el edificio que podría llegar a los diez o doce millones. Es un edificio grande y actualmente no es operativo. Pero la Consejería de Hacienda tiene una partida ahí reservada.

–¿Qué usos tendrá?

–Sociales. Además, el traslado de la Oficina de Políticas de Igualdad con un espacio para el Consejo de Mujeres. Eso se preserva como la casa de encuentro para mujeres.

–¿Y la nueva comisaría de la Policía Local?

–La obra va muy bien, y en primavera podría estar finalizada. Luego quedaría todo el tema del mobiliario, además de instalar la sala de control y los sistemas de seguridad, que son equipamientos muy complejos. Es verdad que se planteaban otros servicios que nosotros no contemplamos. Solo se trasladará a la comisaría el servicio de Informática. Es el entorno más adecuado.

–¿Qué quedaría entonces para el edificio de la calle San José?

–Me gustaría buscar consenso en este tipo de edificios emblemáticos. Precisa una rehabilitación. Sería bueno que la Corporación eligiera su destino.

–El libro de Luis Miguel Piñera sobre Rosario de Acuña puso el broche a los actos por el centenario de la muerte de su escritora. ¿Qué se va a hacer en su casa del Cervigón?

–No solo tenemos que acordarnos cuando hay un aniversario, si bien es cierto que en 2025 es el 175 aniversario de su nacimiento. Entonces, ahora hay un compromiso de digitalización de toda su obra y, de manera coordinada con el Consejo de Mujeres, queremos centrarnos en mantener viva su memoria. Es una figura de primer nivel y su legado hay que mantenerlo. Esto empezó con el gobierno de Ana González y nosotros lo seguiremos.

–Tabacalera se estrenó con la exposición de homenaje a la vida y la obra de Haruki Murakam durante los Premios Princesa.

–Es un edificio muy importante para Gijón, porque tiene una historia grandiosa. Grandiosa porque es la nuestra, ahí concentrada. La estabilización del edificio era lo difícil y ya lo tenemos. Falta adecuarlo por dentro y hasta finales de año no van a empezar. Pero igual que se hizo con los Premios Princesa este año, queremos aprovecharlo para distintos eventos que permita que la ciudadanía vea la grandiosidad del edificio. Que puedan disfrutar de ver Gijón, de día y de noche, por esos ventanales. Que gijoneses y visitantes puedan disfrutar de esta etapa de prefinalización. Así lo hacemos más nuestro. Y como somos impacientes aprovecharemos para que, a través del Palacio de Revillagigedo, nos permita ir mostrando lo que queremos para Tabacalera.

–Esta semana, hasta que empezó a llover, estuvo activado el protocolo de contaminación.

–Solo hay un mensaje: trabajar con el Principado en la vigilancia ambiental y hacer que las empresas cumplan.

La Comisaría va bien y podría estar acabada en primavera; solo vamos a incluir el servicio de Informática

–¿Volverá el piragüismo al río Piles en algún momento?

–La renaturalización es un proyecto necesario, irrenunciable, junto con el estudio de todos los colectores por parte de la Empresa Municipal de Aguas. Pero es un río urbano, donde hay unas instalaciones deportivas y una casa emblemática que es el Grupo Covadonga, y que no se inventó de pronto hacer entrenamientos de piragüismo. Ahí está la trayectoria y los deportistas de renombre que han salido. La contaminación viene por colectores averiados, no por las piraguas. Hay que buscar la fórmula reglada para lograr el objetivo.

–Con el colector del Peñafrancia hubo problemas…

–Un gran problema. Estaba mal planteado. Era una chapuza y hubo que volver a la casilla de salida. Hay que ir lo más rápido posible para no perder más tiempo. Es otra consecuencia de cuando se plantean mal las cosas.

–¿Cómo ve el proyecto para la reforma de El Molinón?

–Tras la reunión con el Principado, Ayuntamiento y propiedad del Sporting se quedó en trabajar conjuntamente en una declaración de intenciones que firmaremos en la primera quincena del año. Si Gijón es una sede del Mundial, trabajaremos para sacarlo adelante.

–¿Qué les implicaría al Ayuntamiento si sale?

–Nuestros recursos son limitados. Siempre pusimos dos cosas claras encima de la mesa: ni cabe especulación urbanística ni podemos empeñarnos en una operativa que suponga una merma de nuestros recursos. Como ahora no hay un plan de financiación sobre la mesa, solo podemos llegar por ahora a una declaración de intenciones.

Rosario de Acuña es una figura de primer nivel y su legado hay que mantenerlo; digitalizaremos todo su archivo

–¿Y proyecto hay?

–Lo que se comentó ese día, que se hablaba de 150 millones.

–¿Cómo vería que se incluyese un nombre comercial a El Molinón para lograr financiación?

–No soy partidaria. El Molinón es santo y seña nuestra. Como la Escalerona. A mayores, recordemos que detrás, El Molinón lleva el nombre de Enrique Castro Quini. El Molinón ya tiene entidad suficiente. Y es un estadio municipal. Solo por recordarlo.

–Se anunció la presencia de caballos y dromedarios en la cabalgata. Vuelven los animales.

–Gijon cumplirá estrictamente con la ley de Bienestar Animal. Y auguro que la cabalgata será espectacular.

–¿Pero habrá dromedarios?

–Se está estudiando.

–Vox ya no está en el gobierno local.

–Pues no.

–Muchos la acusan de que sabía desde el primer momento el día les iba a sacar a Vox.

–Los adivinos… Me pilló desprevenida lo que ocurrió con el Festival de Cine, porque nunca había estado encima de la mesa. Pero antes llegó una llamada de Vox para decir que no iban a aprobar las ordenanzas fiscales porque no se rebajaba el IBI, cuando ese tema no estaba en el acuerdo. Y era una irresponsabilidad bajar el IBI sin tener controlado el estado de ingresos del Ayuntamiento. Sabía que podíamos llegar a tener disparidad en muchas cosas, y que podía haber problemas, pero no pensaba que fuese a pasar por el Festival de Cine.