En el año 2011, FORO Asturias rompió la hasta entonces hegemonía socialista en Gijón y alcanzó el gobierno de la ciudad. Durante los días posteriores a aquel recién nombrado gobierno, desde ciertos sectores se intentó difundir la idea de que la ciudad estaba condenada a la involución y el retroceso. La realidad es que, con nuestros aciertos y nuestros errores, la ciudad no solo no involucionó, sino que avanzó de forma tangible.

Cuatro años después, cuando Podemos no apoyó al PSOE y permitió que FORO Asturias revalidara el gobierno, esos mismos sectores auguraron un nuevo retroceso de tintes extremistas. De nuevo, Gijón no solo no se sumió en el caos, sino que fue ejemplo de avances en un momento complicado para Europa, desplegando un escudo social y productivo que otras ciudades de España vinieron a imitar.

Lo que ocurre estos días tiene mucho que ver con lo de aquellos años, intensificado si cabe por la proximidad de unas elecciones generales que explican muchas de las cosas que se han dicho en las últimas horas. La entrada en el gobierno de un tripartito inédito en la ciudad ha vuelto a reactivar aquellas mismas dudas, viralizadas por personalismos de izquierdas y derechas incapaces de asumir que, en unas elecciones plenamente democráticas, la mayoría de los gijoneses han decidido que gobiernen otros.

No hay nada más antidemocrático que tachar de ‘vergonzoso’ un gobierno elegido en las urnas y no hay nada menos cívico que hacerlo a través del miedo. Un miedo infundado, ficticio. Los gijoneses y gijonesas pueden estar tranquilos: en su ciudad no se dejará de contratar a artistas que usen el asturiano ni se retrocederá en cuestiones de igualdad. No ocurrió en los anteriores mandatos de FORO Asturias y tampoco ocurrirá durante este.

El 28 de mayo, una histórica mayoría confió en FORO Asturias para liderar un cambio en la ciudad. El resultado fue un gobierno legítimo y dispuesto para trabajar en la defensa de todos los gijoneses. Se ha intentado vender que una parte del equipo de gobierno ha estado callada ante las dudas cuando, en realidad, lo que ha estado es trabajando. En apenas dos semanas, esa parte del gobierno, la que representa FORO Asturias, ha logrado desbloquear en tiempo récord una huelga en la Policía Local, solventando así una cuestión que afectaba directamente al funcionamiento de la ciudad; ha planificado y comenzado unas obras que devolverán el sentido común a un punto tan importante de Gijón como es el Muro de San Lorenzo, garantizando, principalmente, la seguridad de los ciclistas; ha avanzado en un proyecto cultural para Gijón que convierta a la ciudad en una referencia nacional e internacional, alcanzando acuerdos con otras ciudades que ya lo han logrado; y ha puesto fin a una ordenanza de movilidad que excluía a 40.000 gijoneses, a los que antes de prohibirles usar el coche, es necesario ofrecer alternativas.

Lo digo y repito como alcaldesa de todos los gijoneses: Gijón/Xixón, la ciudad de todos, continuará siendo un lugar abierto en el que todo el mundo es bienvenido independientemente de cuál sea su raza, sexo u orientación sexual. Aprovechar el miedo y la desinformación para intentar deshacer un resultado democrático es, simplemente, ruin y mezquino.